Hay menos solidaridad que alcohol | Flor Mizrachi

Panamá, 16 de marzo de 2020.

Aquí las glosas de Flor Mizrachi el día de hoy.

CORONAVIRUS. A ver. Es sencillo: el coronavirus se transporta con la gente. Separas a la gente, se detiene el virus. Por eso fue tan chocante ver la interamericana trancada el fin, llecando el virus al interior. Es indolencia, indiferencia, poco sentido común. Aunque igual de deplorables son los que les impidieron el paso. Eso solo lo puede hacer la autoridad. En ciudadanos, es delincuencia. O como los que siguen llevándose el súper entero para tener de todo cuando haya desabastecimiento, cuando ellos mismos están provocándolo. Y ya lo advirtió el Minsa: si no acatamos las órdenes pondrán un cerco. ¿No nos da pena que nos regañen como niños? Es como la boda que pararon y los locales que multaron. Hombre, hay menos solidaridad que gel alcoholado. Como los jóvenes, saliendo relax porque en ellos no hay peligro. Aja, pero en sus padres sí. Pongamos de nuestra parte, quedémonos en casa. Qué triste que sea tan difícil para tantos descansar y compartir con la familia, ¿no? Esta pandemia trae muchas cosas buenas. Valorar estar con la familia, agarrarla con calma, darle un break al planeta, entender que no pasa nada si posponemos citas, que no deberíamos discriminar pues todos podemos ser discriminados, pero sobre todo que de nosotros dependen los demás, y nosotros de ellos.

AGUA. Sobre el lavado de manos, ojo. Es 20 segundos, no 20 minutos. El agua tiene que alcanzar para todos, no esperemos una mala hora para recordarlo.

MEDIDAS. Los empresarios siguen sin saber cómo afrontar la situación al cerrar. Y la preocupación es válida. El gobierno debe, ojalá pronto, aclarar esto, o al menos ordenar posponer el pago de alquileres, servicios básicos, impuestos, hipotecas… y también debe pensar en esas familias que tendrán que dejar de trabajar. ¿Cómo se alimentarán, si dependen de lo que ganan para vivir? El coronavirus no nos agarró de sorpresa. Toca actuar bien y rápido. No puede ser eso de comunicados no claros, dos comunicados. Funcionarios dicen una cosa, comunicados dicen otra. Eso no puede ser. Como van a ir a cerrar restaurantes anoche si el comunicado era desde hoy? De verdad, que le metan seriedad al asunto porque si no esto se va a salir de control.

VUELOS. Sobre actuar como lo amerita, hablemos de los vuelos suspendidos. Si vamos a oír a los expertos, no puede ser solo cuando dicen lo que nos gusta. Xavier Sáez Llorens explicó mil y una vez, con sustento y detalle, por qué eso no ayudaba. Aún así, lo hicieron. Por más impopular que sea su opinión, esa es la que sustenta la ciencia. Por cada 50 mil personas que entran a un país se detecta un caso. Aquí 50 mil entran en una semana, con suerte detectaremos uno por semana. No hemos detectado ninguno solo en el aeropuerto a pesar de haber evaluado a 4 mil 500 pasajeros, de hecho. Y fuera de improductivo, es caro. Es plata que podría usarse en los hospitales, que tanto la necesitarán. ¿Entonces por qué tomar esa medida? ¿Porque lo pide la gente? ¿Por miedo, cálculo político, presión, populismo? Eso es lo que hace perder la confianza en las autoridades. Lo dicho: hay que escuchar a los que saben siempre, no solo cuando nos gusta lo que dicen.

COMUNICACIÓN. Hablando de confianza en las autoridades, no entendí la conferencia del viernes después del gabinete. ¿Anuncian una conferencia para anunciar las medidas, y lo que anuncian es que las anunciarán después? Pésima comunicación. Como cuando le dan la palabra a funcionarios que no se saben expresar. En este momento comunicar bien es clave, y eso no es para todo el mundo. Especial mención al vice de Salud. Más político, imposible. Terrible manejo. Turner es política, sí, pero esto lo ha manejado como técnica. Como debe ser.

OJO. Hablando de las conferencias, ojo al gobierno con la flexibilidad que tienen ahora para contratos directos. Qué pena la desconfianza, pero el llamado es válido tomando en cuenta la gastadera que se cargan desde hace rato.

APOYEMOS. Y para los que se siguen preguntando por qué tenemos más casos que otros países, miren el concierto de Soda Stereo en México. Tienen menos casos porque están en negación y no toman medidas. Así empezaron Italia y España. Panamá está haciendo lo correcto, y prueba de ello, paradójicamente, es que los casos van en aumento. Es lo natural y esperado. Cualquier otra cosa es engañosa. Así que como dijo Sáez Llorens, no critiquemos, apoyemos.

AVIONES. Lo otro son los panameños que hay afuera. Para eso es que servirían los aviones del gobierno. El de Aeronáutica, por ejemplo, pero está en mantenimiento desde el 2017. Eso nos pasa por no presionar. Además, bien podrían traerlos en chárters. ¿O no hicieron eso con Román para traerlo para fiestas patrias?

VERGONZOSO. Hablando de eso, ya hemos visto al menos dos escándalos de Bolota. Y como no presionamos para que lo sancionen, ni lo sancionamos moralmente, ya hubo el tercero. Bravo con la Policía que lo paró porque iba fuetiado y sin placa. Debería empezar por decir qué ley le permite no tener placa, el muy bravucón. Espero la policía no se deje, y lo multe ejemplarmente. Y el PRD, mudo otra vez. Por cierto. Ese diputado estuvo en España el 21 de febrero. Mínimo, en cuarentena debería estar.

SANGRE. ¿Vieron que en España la respuesta de los ciudadanos a donar sangre fue masiva, al punto que el Centro de Transfusión de Madrid no puede hacer más acopio y les pidieron no ir más? En España, con tantos infectados. En Panamá se está pidiendo donaciones de sangre hace rato, y son muy pocos los que van. De esto solo saldremos a punta de solidaridad. De nosotros depende.

IRRESPONSABLE. Lo otro es la gente que insiste en pedir nombres de los infectados, inventarlos o, peor aún, divulgarlos. Hago especial mención de Ana Elena Porras, que divulgó el nombre, estado de salud y datos de residencia de una vecina que ni siquiera está enferma, solo en cuarentena por edad y ser madre de un enfermo, pidiendo que nadie entre al edificio. ¿Le gustaría que se lo hicieran? Y eso que ella quería ser presidenta. Vivimos tiempos en los que toca cuidarse más de los demás que del virus, y en la que pese a que hay un montón de información real, preferimos seguir desinformando y alarmando. Qué triste, no?

VETO. El viernes Cortizo dijo que pronto sancionará la ley de contrataciones públicas. ¿La va a firmar con los goles que le metieron los diputados de su partido? ¿Va a permitir que las empresas corruptas con acuerdo de pena anterior a la ley sigan contratando? Eso es cambiar y que nada cambie. Ojo. Igual que la ley que obligaría a dar trabajo comunitario a los condenados a menos de cinco años. Eso se aprobó hace más de un mes. ¿Cuándo lo va a vetar?

IMPUNIDAD. Cambiando de tema, ¿vieron el video de Wiznick Ortega hablando con la jueza de paz de Ancón para que ordenara un arresto a cambio de influencia con la vice alcaldesa? A la abogada habría que quitarle la idoneidad, por decir lo menos. Y a la jueza, por supuesto que separarla e investigarla. Esperaría que el Colegio de Abogados se pronunciara, pero está mudo como con todo lo que no afecta sus intereses. Por estas cosas es que la gente no cree en la justicia. Por los acuerdos de recámara y la corrupción rampante.

ODEBRECHT. En otros temas, a Jaime Lasso le impusieron impedimento de salida del país. A pesar de que está cantando. ¿Entonces cómo se justifica que a los hermanos Martinelli les hayan dado fianza para no ser detenidos, estando prófugos? Las incongruencias de nuestra injusticia.

SALUDITOS. Y los saluditos positivos van para las aseguradoras que darán cobertura por coronavirus.

Para quienes ya entendieron lo que se nos viene y están tomando consciencia sin alarmarse ni alarmar.

Para las empresas que están adaptándose, diferenciándose de las que han querido trabar a sus clientes.

Para Sandra Sandoval por su concierto virtual del viernes.

Y para los doctores, los verdaderos héroes sin capa de esta pandemia.

Te puede interesar