Panamá camina despacio dentro de la nueva normalidad

Panamá, 22 de mayo de 2020

Desde el pasado 13 de mayo se dio inicio a la fase 1 de la reapertura en Panamá, si bien persisten muchas restricciones, el panameño intenta adaptarse a este primer vestigio de nueva normalidad.

La semana inició literalmente al trote, con una salvedad otorgada por el gobierno: el ejercicio al aire libre. La concurrencia no fue tan masiva en las mujeres, mas si en los hombres.

Los días continúan transcurriendo con el horario programado para el abastecimiento. No todos son favorecidos, la tercera edad aún padece las penurias de un cobro que no termina de llegar o llega a medias. Mientras tanto el aliciente llega en forma de vale digital.

La preocupación por contagio sigue latente en zonas más pobladas y vulnerables de Panamá. Mientras tanto el país avanza al nuevo normal, y con ello, la misión diaria de los comercios de cumplir con medidas sanitarias impuestas que incluye la mascarilla perpetua y gel antibacterial para los clientes.

Pero más allá de esta cotidianidad necesaria, la otra realidad. La Zona Libre de Colón, eje de inversiones y comerciantes, ahora enfrenta la soledad, sus calles se ven vacías y sus locales cerrados. Sin la posibilidad del llamado comercio electrónico porque aún ajustan los detalles para iniciar.

La esperanza: una cifra en baja que ya no es televisada y una ansiada reapertura de la fase, iglesias y construcciones a la espera.

Te puede interesar