Turistas franceses viajan a Cataluña pese a advertencia por rebrote de coronavirus

Le Perthus, Francia | AFP | sábado 25 de julio 2020

Pese a las recomendaciones de su gobierno, familias francesas se dirigieron el sábado a Cataluña, región española presa de un rebrote de coronavirus, sin abandonar sus planes de descansar, asolearse en la playa y disfrutar de las vacaciones.

En el puesto fronterizo de Perthus no es la afluencia de los grandes días y el tráfico es muy fluido. "Para un sábado de vacaciones, es una calma sorprendente", comentó un policía que controla los documentos de los viajeros.

En la zona de descanso "Village Catalan", a pocos kilómetros de la frontera, los vehículos que regresan de España se cruzan con los que van.

"Escuchamos las recomendaciones del primer ministro, pero ya habíamos llegado a Toulouse (sur de Francia). Sabemos que vamos a tener que redoblar la vigilancia, tener mucho cuidado", explica a la AFP Jean Louis T., que viaja desde Normandía (norte) con su esposa y su hijo de 15 años.

Están a punto de pasar tres semanas en una residencia de vacaciones cerca de Tarragona. "De hecho nos vamos a autoconfinar, pero en una casa de vacaciones, y en la playa. ¡No está mal!", comenta.

"A mí me hubiera gustado tener una consigna más clara. O podemos ir, o no podemos. Con lo que dijo, la gente está realmente confundida", afirma su esposa Armelle.

El viernes, el primer ministro Jean Castex "instó" a los franceses a "evitar ir" a Cataluña, una de las regiones más turísticas de Europa, "mientras la situación sanitaria no mejore".

Si bien la circulación viral está "en claro aumento" en Francia, la Occitania, vecina de Cataluña, es una de las regiones menos afectadas hasta ahora y nadie está hospitalizado por la covid-19 en el departamento fronterizo de los Pirineos Orientales.

- Permanecer muy atentos -

Fanny Lievens, su madre y sus dos hijos, de 10 y 15 años, dicen "no tener elección". "Si cancelamos nuestras vacaciones previstas desde febrero, perderíamos el dinero del alquiler", afirmó.

La familia, originaria de Montpellier, no está preocupada. "Vamos a estar muy atentos, si deciden cerrar la frontera estaremos a una hora y media en coche", afirma Lievens.

Algunos turistas están de regreso, como Grégory y Estelle Hinniger y sus dos hijos de 10 y 11 años, que pasaron dos semanas en una casa de alquiler en la costa catalana.

"De todos modos, habíamos planeado volver hoy y, retrospectivamente, estamos muy contentos. Pero pensamos en todos los que se van ahora, no nos gustaría estar en su lugar", afirma Grégory a la AFP.

- "Mejor que en su casa" -

Al otro lado de la frontera, en la playa de Lloret de Mar, a 75 km al noreste de Barcelona, la presencia de turistas extranjeros, especialmente franceses, era sensiblemente inferior a la de años anteriores.

"La temporada es tan mala que si vienen menos franceses, no pasa nada",resume Ramón Arrufat, de 54 años, dueño de una tienda de artículos de playa.

Josep Mula, de 54 años, que administra un local de alquiler de kayaks con clientela 80% extranjera, cree que las autoridades francesas debieron especificar zonas concretas y no afectar a todo el sitio turístico. "Es un poquito injusto", afirmó.

"La noticia es muy reciente, de momento no hay cancelaciones. Sí que puede crear, para algunas personas, ciertas dudas. Pero a lo largo de las semanas verán que aquí las incidencias no están. Se ha hecho un trabajo fuerte", dijo Felipe Rigat, de 52 años, propietario de un hotel en Lloret de Mar cuyo 40% de clientela es francesa.

"El francés representa, en una temporada normal, el 33% de las pernoctaciones en Lloret de Mar, es nuestro principal cliente, que lleva muchos años viniendo porque aquí se encuentra muchas veces mejor que en su casa", declaró Enric Dotras, vicepresidente de la Asociación de Empresas Turísticas de Lloret de Mar.

Te puede interesar