Actualidad - 

Panamá repudia atentado terrorista en Turquía

El Gobierno de Panamá, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, repudió este miércoles el atentado terrorista registrado en Ankara, Turquía  y lamentó las víctimas fatales de este cobarde hecho  "que solo puede ser  ejecutado por grupos al margen de la ley que, sin el mayor de los escrúpulos,    conculcan uno de los más preciados de los derechos humanos,  el de la vida".

La Cancillería resaltó que "acciones como estas solo merecen  la condena de todos aquellos países que como la República de Panamá,  defienden la democracia, la paz y la seguridad internacional y que continuarán abogando por  el diálogo y la tolerancia  para superar los conflictos, convencido que  son  los mecanismos  apropiados para la convivencia pacífica entre las naciones".

Además, "la República de Panamá reitera su  condena a toda forma de terrorismo y exhorta a la comunidad internacional  a mantener la lucha contra este flagelo  que amenaza  a toda la humanidad".

Por otra parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores,  conocido el hecho,  inmediatamente contactó a la Embajada en Turquía, para informarse  sobre  los panameños residentes en ese país, por lo cual  comunica a  sus familiares que estos se encuentran sanos y salvos.





18 muertos en Ankara 

Por lo menos 18 personas murieron y otras 45 resultaron heridas en una gran explosión en la capital turca el miércoles, que se cree fue provocada por un coche bomba, informaron las autoridades.

La explosión ocurrió durante hora punta en una zona cerca de donde se ubican la sede del poder militar turco y el Parlamento. El alcalde de Ankara, Mehmet Kiliclar, dijo que la bomba parecía que estaba dirigida a un convoy de autobuses en donde viajaban militares. "Se cree que un vehículo cargado con bombas provocó la explosión", Kiliclar dijo a la agencia oficial Anadolu.

Reportes de los medios indicaban que algunos autos se incendiaron y decenas de ambulancias fueron enviadas al lugar. La policía dijo a The Associated Press que investigaban la causa de la explosión.

No fue claro quién fue el responsable del ataque del miércoles. Los rebeldes curdos, el grupo Estado Islámico y un grupo de izquierda extremista, han perpetrado ataques recientes en el país.

En octubre, ataques suicidas con bomba atribuidos al grupo Estado Islámico iban dirigidos contra una marcha por la paz afuera de la estación principal de trenes en Ankara, matando a 102 personas en el ataque más mortífero de Turquía en años.

El ataque del miércoles sucedió en un momento en que el gobierno turco se enfrenta a una serie de retos.

Un frágil proceso de paz con los rebeldes curdos colapsó a mediados del año pasado. Las fuerzas de seguridad turcas han participado en operativos a gran escala contra los milicianos curdos en el sureste desde diciembre, imponiendo toques de queda controversiales en áreas conflictivas y la lucha ha desplazado a decenas de miles de civiles.

Turquía también ha apoyado los esfuerzos dirigidos por Estados Unidos para combatir al grupo Estado Islámico en el país vecino Siria y se ha enfrentado a varios ataques con bomba mortales en el último año que han sido atribuidos al grupo EI.