Actualidad -  2 de febrero 2016 - 12:46hs

Ley Orgánica del Tribunal Electoral fue aprobada en tercer debate

Redacción ECO
Por Redacción ECO
NACIONALES
El Proyecto de Ley No. 268, que moderniza y destaca la autonomía  del Tribunal Electoral, fue aprobado este jueves en tercer debate  por el pleno de la Asamblea Nacional.
La iniciativa, además, busca definir las funciones del Tribunal Electoral, toda vez que la actual Ley Orgánica data desde hace 40 años.
Artículos modificados   Artículo 19, que prohíbe a los magistrados no ejercer la abogacía o actividad comercial remunerada, salvo el de catedrático del derecho, y tampoco podrá participar en la política, salvo en la emisión del voto.
Artículo 7, que establece entre sus funciones como reglamentar y convocar a la elección de constituyentes para la Asamblea Constituyente Paralela, según lo previsto en la Constitución Política.
También se adicionó un artículo nuevo: “El título de la ley 4 del 1978 queda así: Orgánica de la Fiscalía del Tribunal Electoral’”.
De igual forma, se modificó el Artículo 24 sobre placas y pasaportes, los cuales tendrán derecho especial de forma intransferible.
En el Proyecto de Ley 268 se consignan los principios fundamentales del Tribunal Electoral, tales como su autonomía funcional y presupuestaria, y su independencia de los órganos del Estado constitucional de 2004.
La normativa, de acuerdo con su proponente, Erasmo Pinilla, hace una enunciación de las funciones que en la actualidad desarrolla el Tribunal Electoral, tales como el registro de los hechos vitales, la identificación ciudadana, la administración y organización electoral, el control de la vida de los partidos políticos, la naturalización de extranjeros, su propia administración y la investigación y docencia en los temas de derechos ciudadanos, democracia y valores cívicos.
También se detallan funciones inherentes a su carácter de ente jurisdiccional, tales como el ejercicio de la jurisdicción electoral y penal electoral, y su facultad de reglamentar e interpretar la Ley electoral, con carácter privativo y su iniciativa legislativa.