Generación Guaidó, estirpe que amenaza al chavismo

Caracas, Venezuela | AFP | 05 Febrero 2019

En 2007, un grupo de estudiantes universitarios irrumpió en la política venezolana reactivando la oposición al presidente Hugo Chávez con protestas callejeras que derivaron en la única derrota electoral del fallecido líder socialista.

Más de una década después, uno de sus integrantes más discretos, Juan Guaidó, lidera la ofensiva con mayores posibilidades de sacar del poder al mandatario Nicolás Maduro, heredero de Chávez (1999-2013).

Guaidó, de 35 años y jefe del Parlamento de mayoría opositora, se autoproclamó presidente interino el pasado 23 de enero durante una masiva movilización opositora en Caracas, sorprendiendo a muchos.

Desde entonces ha recibido el reconocimiento de unos 40 países, encabezados por Estados Unidos, y el de millones de venezolanos que han visto renovada en él la esperanza de salir de la severa crisis socioeconómica que los aqueja.

Ingeniero industrial, el espigado líder ha revigorizado la fragmentada oposición e inyectado un nuevo aire a la vociferante política venezolana.

Doce años antes había levantado los ánimos opositores al impulsar junto con otros universitarios masivas manifestaciones contra una reforma constitucional que fue derrotada en referendo, obstaculizando temporalmente el proyecto de reelección indefinida de Chávez.

Muchos de esos líderes estudiantiles se insertaron en los partidos existentes, y se volvieron caras conocidas en los medios, algunos optando por cargos públicos como el exalcalde David Smolansky -exiliado en Washington- o los diputados Manuela Bolívar y Juan Andrés Mejía.

Guaidó también optó por el Parlamento, donde fue electo diputado suplente en 2010 y titular en 2015, pero siguió un camino más discreto.

"No le gustaba figurar, no perseguía los megáfonos ni buscaba a los medios", recuerda Ángel Zambrano, su compañero en las luchas estudiantiles. "Se le veía en un plano más de organización, más técnico", contó a AFP.

Portada en los últimos días de los diarios del mundo, a Guaidó apenas lo conocía 3% de los venezolanos antes de asumir la jefatura del Parlamento, señala Félix Seijas, citando un estudio de su encuestadora Delphos.

Buscando el "outsider"

En 2015, los opositores arrasaron en las parlamentarias, asestando la mayor derrota electoral al chavismo.

Pero tras el bloqueo de un referendo revocatorio contra Maduro y las protestas de 2017, que dejaron unos 125 muertos, la oposición profundizó sus divisiones por intereses partidistas y divergencias sobre la estrategia contra el gobierno.

"La gente comenzó a retirar la confianza y a cansarse de la política tradicional, y hace varios años empezó la idea (en la oposición) de tratar de encontrar algún 'outsider'", dijo Seijas a AFP.

En las manifestaciones convocadas por Guaidó en las últimas semanas, los opositores lo saludan como una "buena sorpresa" que no viene de los viejos partidos.

Y aunque para Maduro es un "muchacho jugando a la política", el mandatario se muestra dispuesto a reunirse con él.

Guaidó y su generación son "los nietos de los dinosaurios de la cuarta república (los gobiernos anteriores a Chávez)", afirma el poderoso dirigente chavista Diosdado Cabello, quien tacha a los jóvenes políticos de "lacayos del imperio (Estados Unidos)".

"Endiosamiento"

Casado y padre de una bebé, Guaidó causa furor entre quienes se resisten a sumarse a los 2,3 millones de venezolanos que, según la ONU, huyeron de la crisis desde 2015.

"Es el líder que todos estábamos esperando, un líder nuevo, joven, que no está contaminado con la vieja política", dijo a AFP Carlos Morales, manifestante opositor de 62 años que en el pasado apoyó al chavismo.

Sin embargo, su ascenso también responde a acuerdos entre los viejos y nuevos partidos opositores, mermados por el exilio, encarcelamiento o inhabilitación de muchas de sus figuras.

"Hay que saber combinar la generación de los jóvenes y viejos políticos", opina el dirigente opositor Henrique Capriles, de 46 años, alertando contra "endiosar" a Guaidó.

"Este país a veces tiende a crear héroes con facilidad", afirma el dos veces candidato presidencial.

Guaidó cofundó en 2009 el partido Voluntad Popular, para el gobierno un "grupo terrorista". En la pirámide estaba debajo de su líder, Leopoldo López, y del beligerante diputado Freddy Guevara, ahora refugiado en la embajada de Chile.

Cuando a Voluntad Popular le correspondió asumir la presidencia del Parlamento este año, el consenso fue elegir a Guaidó, en momentos en que la oposición preparaba su estrategia contra Maduro: declararlo "usurpador" por considerar fraudulenta su reelección, y llenar el vacío de poder mediante la juramentación del jefe legislativo.

"Esto creó una oportunidad" para renovar las filas opositoras, según Seijas.

© Agence France-Presse

Te puede interesar