El fuego deja destrucción e incertidumbre en pueblo de Oregón

Talent, Estados Unidos | AFP | miércoles 16 de septiembre de 2020


Eraida Rodas sobrevivió al incendio de su casa de madera, en la que había vivido durante 12 años con su esposo y cuatro hijos.


Todo lo que queda de lo que fuera su hogar es la estructura metálica del piso, el cuadro de una bicicleta de niño y pequeñas estatuas de ciervos.


Una bandera estadounidense que flameaba en la entrada está tres cuartas partes quemada.


El resto de Talent Mobile Estates --un parque en Talent, Oregón, con unas 100 casas rodantes de madera-- fue devorado por el llamado Almeda Fire, que ardió durante casi una semana destruyendo todo a su paso y dejando tres muertos.


Solo una decena de viviendas, ubicadas a lo largo de la carretera, resultaron milagrosamente ilesas.


"Siento que pierdo, sabes, todos los esfuerzos de mi familia", dijo Eraida Rodas, una maestra de preescolares de 37 años, entre sollozos. Y agregó que se sentía "vacía".


Los incendios a lo largo y ancho de la costa oeste de Estados Unidos carbonizaron más de dos millones de hectáreas, un área aproximadamente del tamaño del estado de Nueva Jersey.


En Oregón, el Almeda Fire comenzó en la mañana del 8 de septiembre en Ashland, al sur de Talent. Azuzado por fuertes vientos, se expandió unos 20 km hacia el norte, a lo largo de la ruta N5.


Cuando se enteraron del fuego en Ashland, Rodas y su familia abandonaron su vivienda.


"Cuando nos fuimos del parque, recuerdo que miré atrás y no tuve esperanzas. Porque podía ver que las llamas ya estaban en las colinas", relata, señalando el sitio.


Varios cientos de bomberos fueron desplegados para proteger a la cercana Medford, pero el fuego de todos modos destruyó parte de esa ciudad de Phoenix, al igual que Talent.


Las llamas solo dejaron algunos edificios y dos iglesias.


En total, el Almeda Fire arrasó unas 1.200 hectáreas y también destruyó los hogares del los hermanos de Rodas, quien se aloja en un hotel con su familia, al igual que muchos de los evacuados.


"Quiero regresar a este lugar porque es donde he vivido durante mucho tiempo. Y realmente me gusta la zona. Pero nada es igual después de semejante desastre", dijo.


Su familia sufre además incertidumbre financiera, porque su casa no estaba asegurada.


Tampoco sabe si es elegible para recibir ayuda del estado o del gobierno federal.


El portavoz de bomberos Rich Tyler dijo que unas 42.000 personas habían sido afectados de una forma u otra por el fuego, desde los que sufrieron daños en sus viviendas a quienes que fueron evacuados o quedaron sin energía eléctrica.


Decenas de empleados públicos fueron desplegados para restaurar los servicios de agua y electricidad.


La Casa Blanca declaró "desastre mayor" al Almeda Fire, lo que permite destinar fondos federales para la reconstrucción, dijo en Twitter el congresista local Peter DeFazio.


Por el momento se desconocen las causas de este incendio, que están siendo investigadas, dijo el sheriff.


© Agence France-Presse

Te puede interesar