Cómo la industria de la gastronomía se está ajustando a la nueva normalidad

Panamá, 23 de marzo de 2021.

El mundo cambió, no queda dudas de eso, la pandemia de coronavirus transformó los medios de comercio de una forma en la que quizás nunca se vuelva atrás. Sobrepasados por las cuarentenas y el distanciamiento social, muchos restaurantes y gastronómicos por igual no supieron como responder ante las nuevas necesidades, tanto de los consumidores que no dejaban sus hogares, y que al mismo tiempo también se veían en una economía en plena retracción.

Es que los cierres llevaron a que muchas economías latinoamericanas perdieran por encima del 10%, como es el caso de Panamá, cuyas pérdidas netas del Producto Bruto Interno estuvieron en el orden de más del 17%, ubicándola entre los primeros puestos luego de Venezuela. Este dato, muy poco alentador para las inversiones, también afecto notoriamente a la industria gastronómica, sumiéndola en una crisis de la que pocos pudieron ver una luz y terminaron cerrando sus puertas.

Claro que no fue el caso de todos, ya que como reza el dicho “no hay nada mejor que una crisis para agudizar la creatividad”, y así fue el caso de muchos empresarios del sector, que encontraron en distintos formatos de ventas y adelantos tecnológicos una respuesta para la tremenda crisis que no sólo le tocó muy de cerca a Panamá, sino a la mayoría de las economías mundiales.

La nueva “normalidad”

Sucede que tampoco es que la curva ya quedó atrás y que estamos en un momento de plena libertad económica o de movimiento. Los miedos a los rebrotes, llevaron a que países europeos se cerraran por completo, aumentando el miedo de inversores y empresarios por igual. Algo que en Panamá también tuvo su impacto, llevando a que muchos optaran por ejemplo por no comer afuera, en pos de ahorrar algo de dinero.

Pero de a poco esta normalidad está cambiando para dar paso a un horizonte más claro y despejado. Lo bueno de todo esto, es que muchos de los adelantos que veremos a continuación, llegaron para quedarse y harán la vida de los consumidores mucho más sencilla:

  • Pedir online: el comercio electrónico vio crecer sus acciones como nunca antes, llevando a que las empresas del sector facturen muy por encima de sus medias, ante la necesidad de las personas de conseguir todo lo que necesitan sin moverse de sus casas.

  • Delivery de comida: en la actualidad, la mayoría de los restaurantes y gastronómicos se sumaron a las plataformas web de entregas a domicilio, como es el caso de Yogen Frutz que realiza delivery de la mayor parte de su menú.

  • Servicios robóticos: en pruebas permanentes, entre drones de entrega a domicilio y cocineros automatizados, la robótica se está abriendo paso en las cocinas y sin dudas llegó para quedarse en esta nueva etapa de la humanidad.

  • Take away: la modalidad de pedir y retirar en el local es otro formato que se está volviendo muy popular, en particular en los primeros momentos de la pandemia, donde conseguir un delivery era muy complicado.

  • Formatos digitales de pago: la posibilidad de evitar el efectivo fue una de las prioridades de la pandemia, muchos comenzaron a ofrecer pagar mediante códigos QR, lectores remotos de tarjetas, entre muchos otros medios de pago sin contacto.

  • Inteligencia artificial: las cocinas del futuro estarán preparando platos acorde a los mandatos de las capacidades de la inteligencia artificial, que en la actualidad está llevando a que grandes empresas del sector tomen en cuenta este método para analizar cómo será el futuro.

Te puede interesar