Carrera contrarreloj para bombear combustible de barco que encalló en Mauricio

Port Louis, Mauricio | AFP | lunes 10 de agosto de 2020


Los equipos de intervención en isla Mauricio se encontraban este lunes en una carrera contrarreloj para evitar otra fuga de combustible del barco que encalló con más de 4.000 toneladas de hidrocarburos a bordo, amenazando sus aguas paradisíacas si el casco termina por partirse.


El buque "MV Wakashio", que transportaba 3.800 toneladas de fuel y 200 toneladas de diésel, chocó el 25 de julio contra un arrecife en Pointe d'Esny. Una grieta en el casco provocó una fuga de combustible.


Ubicada en el sureste de las costas de la isla, Pointe d'Esny es una joya ecológica célebre por sus sitios conservados clasificados internacionalmente, aguas turquesas y humedales protegidos.


Más de 1.000 de las 4.000 toneladas transportadas por el Wakashio ya se han vertido al mar, señaló Akihiko Ono, vicepresidente de Mitsui OSK Lines, que operaba el navío, perteneciente a una empresa japonesa.


Helicópteros desplegados transportaban este lunes parte del combustible bombeado hacia la costa, pero los esfuerzos para continuar extrayéndolo se vieron obstruidos por un mar embravecido y fuertes vientos.


Las condiciones meteorológicas, que además acercan la marea negra derramada por el buque hacia la isla, no se espera que mejoren hasta primeras horas de la noche del lunes.


Unas 2.500 toneladas de fuel quedaban aún a bordo, señaló el primer ministro de Mauricio, Pravind Jugnauth, advirtiendo que el riesgo de que el casco del buque se parta es real.


"Se encuentra en una etapa avanzada del proceso de fractura (...) no queda mucho tiempo por delante", señaló un experto que participa en los trabajos de auxilio, bajo condición de anonimato.


Los submarinistas detectaron nuevas grietas en el casco del barco y desde la orilla, donde se está realizando una intensa limpieza, se escuchó un fuerte crujido.


Miles de voluntarios intentan contener la contaminación de las aguas rodeando al combustible con presas de cáñamo y tela improvisadas, o utilizando baldes para recogerlo.


Japón envió este lunes un equipo de ayuda de seis miembros, incluidos guardacostas, y Francia un buque y un avión con especialistas procedentes de la vecina isla de la Reunión.

© Agence France-Presse

Te puede interesar